Caso Púrpura: Pebble

Pebble no es un reloj cualquiera, fue el primero de la era de relojes inteligentes o smartwatches.

Si bien es cierto ahora mismo existen muchas marcas y modelos, quisiera hablar de Pebble por mi experiencia como cliente y porque lo considero un producto notable.

A través de una conexión bluetooth con tu smartphone, Pebble te permite controlar tu salud (pasos, calorías, horas de sueño), tu rendimiento deportivo (se sincroniza perfectamente con Runkeeper), cambiar de pantalla de reloj (estilo digital o analógico), recibir notificaciones (llamadas, redes sociales, emails, alertas de calendario, clima) e instalar diversas aplicaciones. A lo anterior, se suma la variedad de colores de relojes, la batería de larga duración, y su resistencia bajo el agua (50 metros).

Si bien lo anterior es potente, Pebble destacó por su estrategia de Marketing, principalmente enfocada en contenidos.

En abril de 2012, Pebble era una buena idea, pero requería de 100,000 dólares para ver la luz en el mercado. Su fundador, Eric Migicovsky, inteligentemente apuesta por invertir en un prototipo robusto, con tecnología de punta, y con este sale en búsqueda de patrocinadores en la red más importante de crowdfunding: Kickstarter.

Aquí el vídeo de presentación de la primera versión de Pebble.

Sin embargo, no es suficiente una buena historia, debes invertir en lograr que tu producto sea realmente notable. Además del vídeo de presentación, Pebble mantenía constante comunicación con sus patrocinadores (clientes), pidiendo consejos, realizando encuestas, y generando una comunidad de desarrolladores de aplicaciones.

Si no fuera suficiente el primer éxito, Eric apostó otra vez por Kickstarter para lanzar a inicios del 2015 su nueva propuesta Pebble Time. Nuevamente, una historia brillante, pero con un contenido más sofisticado en cuanto mensaje, producción y personajes. La confiabilidad de la propuesta y el equipo humano detrás de la creación fueron suficiente gancho para lograr patrocinadores en el producto. Aquí les dejo el vídeo de lanzamiento.

Algunas reflexiones finales:

  • Marketing desde el arranque. Un producto notable, una excelente historia, un plan de distribución; en general, una estrategia de negocio requiere del marketing desde el inicio; entiéndase como función que atraviese toda la cadena de valor; en ese sentido, el marketing no puede quedar como una mera labor táctica para la venta y promoción.
  • Entienda el ciclo de vida de su producto. Los smartwatches aún están en las fases iniciales del ciclo de vida del producto, donde se encuentran innovadores y early adopters (pioneros), ello explica la conveniencia de Pebble en volver a Kickstarter, a pesar de no tratarse de una startup.
  • Trabaje en su historia y en buenos contenidos. Pebble logró recaudar con su primera versión más de 10 millones de dólares, 100 veces más de lo planeado, y en su segunda más de 20 millones, dejando un récord en Kickstarter, y convirtiendo a Eric Migicovsky en un visionario.  Sólo recuerde: examine su propuesta y dedíquele recursos de calidad para una estrategia de contenidos que cautive a sus audiencias.

De eso se trata ser púrpura.

(Sobre mi experiencia: soy usuario de Pebble desde su primera versión en el 2013, y fui patrocinador en Kickstarter de la versión Pebble Time Steel, lanzada a inicios del 2015)